¿Por qué alquilar un barco?

¿POR QUÉ ALQUILAR UN BARCO?

 

Al contrario de lo que muchos piensan, las vacaciones en un barco de alquiler, es una de las experiencias más bonitas e inolvidables. Sirva como ejemplo que muchos de nuestros clientes son repetidores, ya que después de comprobar por si mismos que es fantástico, deciden repetir la experiencia cada año, en el mismo destino, o en cualquier otro lugar distinto del anterior. Son muchos los motivos por los que la alquilar un barco de recreo es una excelente alternativa para tus vacaciones. Aquí enumeramos algunos de los motivos que te animarán a tomar la decisión de alquilar un barco de recreo para ti y tu familia o amigos:

 

El precio

Todos alguna vez hemos pensado que eso de alquilar un barco era para ricos y muy caro. Pero en Nautic Adventure te demostramos que alquilar un barco es una opción incluso en muchos casos más económica que alquilar un apartamento o un hotel. En nuestro buscador puedes encontrar veleros de alquiler en destinos de todo el mundo por precios muy accesibles para la inmensa mayoría de bolsillos.

Como ejemplo, un velero para 8 personas en el Mediterráneo lo puedes encontrar por un coste de menos de 30 € por persona y día. Incluso si eliges una temporada que no sea la más alta, te sorprenderá el precio tan bajo que supone alquilar el barco. Existen muchas opciones distintas donde poder elegir y seguro que encontrarás el precio que se ajuste a tu presupuesto.

Y no olvides, que el barco lo puedes llevar donde quieras y disfrutar de las mejores playas y calas llevando el “apartamento” encima. Y eso no tiene precio. La libertad de decidir donde quieres relajarte o donde quieres pasar la noche. Esas y muchas otras, son ventajas que solo las tienes alquilando un barco.

 

Las actividades

Son múltiples las actividades que puedes realizar en un barco de alquiler. Desde conocer la costa del destino desde el mejor punto de vista posible, desde el mar. Recorrer la costa descubriendo lugares que en muchos casos, son inaccesibles desde tierra, y que solo podrás conocer visitándolo con el barco. Pero son muchas más:

  • Pescar
  • Hacer snorkel
  • Paddel surf
  • Kayak
  • Ski acuático
  • Fotografía
  • Recorrer el litoral
  • Visitar puertos
  • Lectura y meditación
  • Conocer la gastronomía de la zona

Y por supuesto navegar. Ya que de eso se trata al alquilar un barco. Las sensaciones inigualables que vives al desplazarte sobre el mar impulsado por el viento, te ofrecen la oportunidad de sentirte libre y olvidarte del estrés de la vida diaria y del trabajo.

Nada como preparar un buen aperitivo a media tarde y sentarte en la bañera del barco a disfrutar una espectacular puesta de sol sobre el mar. O una buena cena cocinada a bordo y degustada en la cubierta del barco rodeado de paz y de una ligera brisa agradable. Tendrás para ti la mejor terraza posible “frente” al mar, incomparable.

Pero si lo que quieres es fiesta, con tus amigos o tu familia. Un barco es un lugar fantástico para celebrar una fiesta distinta a todo lo demás. Música de fondo en el equipo del barco, bebidas frías, algo para comer y el mar como anfitrión principal.

 

Comodidad

Los barcos son cómodos aunque desde fuera puede no parecerlo. ¿Alguna vez has subido a bordo de un catamarán? Ese tipo de embarcación está consiguiendo en los últimos años un gran auge en todo el mundo por sus espacios amplios, cómodos y abiertos, tanto en el interior como en la cubierta. Disponen de camarotes amplios y cómodos con baños completos en muchos casos en suite. El catamarán ofrece un plus de intimidad que se agradece.

En estos barcos prima la amplitud y comodidad en todos los aspectos. Un gran salón interior con una cocina amplia y completamente equipada. Una bañera grande con mucho espacio donde sentarse a una gran mesa con capacidad para todos los tripulantes y con acceso al salón directamente sin tener que bajar o subir escaleras. Posee en la proa una gran zona de ocio y descanso con unas redes donde podrás tumbarte a dormir, leer o simplemente contemplar el mar mientras pasa pode debajo de ti. Sin duda una de las grandes opciones si deseas comodidad y diversión para toda la familia o con los amigos, es un catamarán.

Y por la capacidad, es la mejor opción también porque el mínimo de tripulantes que pueden llevar es de 8 personas, pero en muchos casos pueden ser 10 o incluso hasta 12 personas. Lo que hace que, si dividimos el coste del alquiler por persona, el coste final es bajo y muy rentable en diferencia a otro tipo de embarcación.

 

Dormir en un barco

Sin lugar a dudas, no encontrarás un lugar más perfecto para dormir que en un barco. Todos nuestros clientes son unánimes en ese aspecto y siempre dicen lo mismo: “He dormido como un bebé en el barco".

La sensación agradable de dormir mecido suavemente por el mar es una sensación tan placentera, que sin darte cuenta te ves envuelto por los brazos de Morfeo. Y qué decir de una buena siesta a la sombra tumbado después de una buena comida. 

 

Niños a bordo

Los niños son siempre los grandes protagonistas en los barcos. Son los que más aprovechan cada minuto estar a bordo. Para ellos, todo en un barco es una aventura y lo vivirán con gran entusiasmo. Convertirán en realidad sus sueños y se convertirán en los protagonistas de las aventuras que han leído en los libros de piratas y de navegantes.

Cualquier cosa en un barco para un niño es una excusa para pasarlo bien. Lanzarse al agua desde la borda del barco es una de las cosas preferidas por ellos y lo harán hasta caer rendidos por le cansancio. Bucearan, nadaran, investigarán cada rincón del barco y un paseo hasta la playa en la lancha auxiliar será algo que celebrarán con entusiasmo. Tienes la garantía de que será una experiencia inolvidable y enriquecedora para los niños. Ellos sabrán agradecértelo

Contacta con nosotros

Cuenta con nosotros en todo lo que puedas necesitar. Será un placer ayudarte. Navegar es nuestra pasión.